martes, 19 de octubre de 2010

Mi Berrinche

Hace un tiempo escribi esto, vaya a saber porque no lo publique, hoy se los debo a mis amigas rosarinas, a las que siempre pienso, y a las que siempre llevo en mi corazon... vienen tiempos de recupero de amistades cordobesas, y de escribir de eso, de lo que se siente irse y volver...
por ahora algunos escritos de hace unos meses.
Ale


Me tiro al suelo, me enojo, no entiendo, acepto, y quizá de a poco me amigo con la idea...


Como voy a hacer... sin las mujeres que me acompañan... se me estruja el corazón de no verlas, de no tenerlas cerca...me pregunto que energia hay en juego, que me espera, porque la oportunidad es buena... volver a casa, cerca de mis viejos... sin embargo aun no me amigo....


Fue tan duro al llegar, hace doce años, me asusta pasar por eso otra vez... no será lo mismo... yo no soy la misma...


Estoy feliz de irme y de volver a casa, estoy triste de irme y partir de este lugar que se metio en mi alma, lleno de gente que quiero un montón y me sostiene dia a dia.


De que estamos hechas las mujeres...

Ay, es que no lo sé, por momentos siento que estamos hechas de acero, formando cadenas y redes entre nosotras... reforzando nuestra interioridad, y por momentos siento que estamos hechas de una vacia necesidad de herirnos entre nosotras. Desde que lejano lugar en la mente una mujer puede escribir en contra de las decisiones personales de otras mujeres? habre hecho eso alguna vez yo? hoy que me siento furiosa con el articulo publicado por el diario el mundo http://www.youkioske.com/prensa-espanola/magazine-el-mundo-17-octubre-2010/, pero no una furia que me paraliza o me llena de bronca en mi vida diaria, una furiosidad triste... de esas que no entiendo... y que me invita a hacer cosas... a escribir... las mujeres deberiamos estar reuninas en aquelarres tratando de entedernos y ver cual es el modo de sostenernos mejor y sin embargo cada tanto el ataque, la quema de brujas surge desde una de nosotras.... ya ni tenemos que hecharle la culpa a los hombres!!!!!!
La libertad de elegir, el respeto por la eleccion del otro, parecen cosas pasadas de moda...ojala no sea asi... que pensas vos?
Ale

miércoles, 21 de abril de 2010

Cuando las cabezas de las mujeres se juntan alrededor “del fuego”

Simone Seija Paseyro Uruguaya – 45 años


Alguien me dijo que no es casual…que desde siempre las elegimos. Que las encontramos en el camino de la vida, nos reconocemos y sabemos que en algún lugar de la historia de los mundos fuimos del mismo clan. Pasan las décadas y al volver a recorrer los ríos esos cauces, tengo muy presentes las cualidades que las trajeron a mi tierra personal.

Valientes, reidoras y con labia. Capaces de pasar horas enteras escuchando, muriéndose de risa, consolando. Arquitectas de sueños, hacedoras de planes, ingenieras de la cocina, cantautoras de canciones de cuna.

Cuando las cabezas de las mujeres se juntan alrededor de “un fuego”, nacen fuerzas, crecen magias, arden brasas, que gozan, festejan, curan, recomponen, inventan, crean, unen, desunen, entierran, dan vida, rezongan, se conduelen.

Ese fuego puede ser la mesa de un bar, las idas para afuera en vacaciones, el patio de un colegio, el galpón donde jugábamos en la infancia, el living de una casa, el corredor de una facultad, un mate en el parque, la señal de alarma de que alguna nos necesita o ese tesoro incalculable que son las quedadas a dormir en la casa de las otras.

Las de adolescentes después de un baile, o para preparar un exámen, o para cerrar una noche de cine. Las de “veníte el sábado” porque no hay nada mejor que hacer en el mundo que escuchar música, y hablar, hablar y hablar hasta cansarse. Las de adultas, a veces para asilar en nuestras almas a una con desesperanza en los ojos, y entonces nos desdoblamos en abrazos, en mimos, en palabras, para recordarle que siempre hay un mañana. A veces para compartir, departir, construir, sin excusas, solo por las meras ganas.
El futuro en un tiempo no existía. Cualquiera mayor de 25 era de una vejez no imaginada…y sin embargo…detrás de cada una de nosotras, nuestros ojos.
Cambiamos. Crecimos. Nos dolimos. Parimos hijos. Enterramos muertos. Amamos. Fuimos y somos amadas. Dejamos y nos dejaron. Nos enojamos para toda la vida, para descubrir que toda la vida es mucho y no valía la pena. Cuidamos y en el mejor de los casos nos dejamos cuidar.


Nos casamos, nos juntamos, nos divorciamos. O no.

Creímos morirnos muchas veces, y encontramos en algún lugar la fuerza de seguir. Bailamos con un hombre, pero la danza más lograda la hicimos para nuestros hijos al enseñarles a caminar.

Pasamos noches en blanco, noches en negro, noches en rojo, noches de luz y de sombras. Noches de miles de estrellas y noches desangeladas. Hicimos el amor, y cuando correspondió, también la guerra. Nos entregamos. Nos protegimos. Fuimos heridas e inevitablemente, herimos.

Entonces…los cuerpos dieron cuenta de esas lides, pero todas mantuvimos intacta la mirada. La que nos define, la que nos hace saber que ahí estamos, que seguimos estando y nunca dejamos de estar.

Porque juntas construimos nuestros propios cimientos, en tiempos donde nuestro edificio recién se empezaba a erigir.
Somos más sabias, más hermosas, más completas, más plenas, más dulces, más risueñas y por suerte, de alguna manera, más salvajes.

Y en aquel tiempo también lo éramos, sólo que no lo sabíamos. Hoy somos todas espejos de las unas, y al vernos reflejadas en esta danza cotidiana, me emociono.

Porque cuando las cabezas de las mujeres se juntan alrededor “del fuego” que deciden avivar con su presencia, hay fiesta, hay aquelarre, misterio, tormenta, centellas y armonía. Como siempre. Como nunca. Como toda la vida.

martes, 20 de abril de 2010

Alabanza

Te alabamos diosade Criar con Instinto de Cueta Gatarishi

Agradezco ser un animal, porque los hombres han puesto en peligro lasupervivencia del planeta.

Agradezco ser hembra, porque el hombre no es el centro del universo,sino apenas un eslabón más en la cadena de la vida.

Agradezco que me digan que soy irracional, porque la razón ha conducido a los peores actos de barbarie.

Agradezco no haber inventado la tecnología, porque la tecnología haenvenenado el agua y el ozono.

Agradezco que me hayan colocado más cerca de la naturaleza, porquenunca estaré sola.

Agradezco que me hayan confinado al hogar y a la familia, porque puedohacer de toda la Tierra mi hogar y mi familia.

Estoy feliz de que me llamen ama de casa, porque puedo apoderarme de la mía.

Estoy feliz de no ser competitiva, porque entonces seré solidaria.

Estoy feliz de ser el reposo del guerrero, porque puedo cortarle el pelo mientras duerme.

Estoy feliz de que me hayan excluido del campo de batalla, porque la muerte no me es indiferente.

Estoy feliz de haber sido excluida del poder porque lejos del poder me alejo de la ambición y la codicia.

Estoy feliz de que me hayan excluido del arte y de la ciencia, porque los puedo inventar de nuevo.

Me agrada saber que mi cerebro es más pequeño que el cerebro del hombre, porque entonces mi cerebro cabe en todas partes.

Me agrada que me digan que carezco de lógica, porque entonces puedo crear una lógica menos fría y más vital.

Me agrada que me digan que soy vanidosa, porque puedo mirarme al espejo sin sentirme culpable.

Me agrada que me digan que soy emocional, porque puedo llorar y reír a gusto.

Me agrada que me digan que soy histérica, porque entonces puedo lanzarlos platos a la cabeza de quien intenta hacerme daño.

Me gusta que me llamen bruja, porque entonces puedo cambiar ladirección de los vientos a mi favor.

Me gusta que me llamen demonio, porque puedo quemar el lecho donde me abusan.

Me gusta que me llamen puta, porque entonces puedo hacer el amor conquien me dé la gana.

Me gusta que me digan débil, porque me recuerdan que la unión hace la fuerza.

Me gusta que me digan chismosa, porque nada de lo humano me será ajeno.

Pero lo que más agradezco, lo que más me agrada, lo que más me gusta y lo que me hace más feliz, es que me digan loca, porque entoncesninguna libertad me será negada.

Una y mil veces me quemó la Inquisición y aprendí a nacer de las cenizas.

Me encerraron en un harén y encerrada no dejé de reír.

Me pusieron un cinturón de castidad y adquirí las artes de un cerrajero.

Cargué fardos de leña y me hice fuerte.

Me pusieron velos en la cara y aprendí a mirar sin ser vista.

Me despertaron los niños a medianoche y aprendí a mantenerme en vigilia.

No me enviaron a la Universidad y aprendí a pensar por mi cuenta.

Transporté cántaros de agua y supe mantener el equilibrio.

Me extirparon el clítoris y aprendí a gozar con todo el cuerpo.

Pasé días bordando y tejiendo y mis manos aprendieron a ser más exactas que las de un cirujano.

Segué trigo y coseché maíz, pero me quitaron la comida y con hambre aprendí a vivir.

Me sacrificaron a los dioses y a los hombres y volví a vivir.

Me golpearon y perdí los dientes y volví a vivir, me asesinaron y me ultrajaron yvolví a vivir.

Me quitaron a mis hijos y en el llanto volví a la vida.

Con tanta fortaleza acumulada, con tantas habilidades y destrezasaprendidas, mujer, si lo intentas, puedes volver el mundo al revés.

Tatiana Lobo, Poetisa chilena.

viernes, 12 de marzo de 2010

Sutilmente

Parece real... como si de verdad uno tomara las decisiones sin embargo la vida misma se encarga a veces de marcar el camino, y cuando eso pasa, nos genera distintas reacciones... aprender que quieren decir estos cambios, respetar el tiempo de elaboracion y crecer con ellos.


Dejar cosas, elegir otras, avanzar, sentir que no soy la que pensé que iba a ser es indudablemente magico y duro al mismo tiempo, una especie de rearmarme cada vez... te paso alguna vez?


Si me pudiera parar frente a una audiencia contaria como sin darme cuenta tome siempre las decisiones que me llevaron o que me previnieron de acciones futuras... y como en un punto todo confluyó en la palabra Nutricion.

jueves, 4 de febrero de 2010

Conectar

Esta es la palabra de la semana:

Conectar con mi presente, dejar de estar en stanby.
Conectar con mis amigas de Cba, y no desconectar con las de Rosario.
Conectar con mi nueva casa, con el barrio.
Conectar con mi ser interno, sentir la fuerza que fluye dentro de mi.
Conectar con mi cuerpo, cuidarlo.
Conectar con mis hijos, ellos me estan necesitando y yo a ellos.
Conectar con mi amor, a pesar de la distancia de cada semana.
Conectar con mi oficio de acompañadora...
Conectar con mis creencias,
Conectar con mis proyectos.

Ale Galvan

lunes, 1 de febrero de 2010

De mi Amiga Ana.

Anoche no podía dormir y nació esta reflexión.
Sí, x ahora así es el título
Mezcla de deseo y camino recorrido

Cuando las mujeres esperamos un hijo elegimos a las personas que nos acompañarán durante el embarazo, durante el trabajo de parto y en el parto mismo. Construimos lazos con esas personas. El modo de vincularnos será diferente en cada caso, lo importante es que las bases de esas relaciones sean el respeto, la confianza y el amor. Sin amor el parto no fluye y no es una metáfora, es puramente fisiológico.
El padre del niño podrá ser también una compañía sólida para nosotras, siempre y cuando pueda y quiera hacerlo.
Todos tejen una red que contiene y controla nuestra salud y la del niño. Ese acompañamiento puede manifestarse en palabras, frases, miradas, encuentros y por momentos, sobre todo durante el parto, la red, no hará nada. Nuestra cultura occidental nos ha adiestrado a producir, producir es hacer, por eso estamos acostumbrados a que tenemos que hacer algo.
Pero la naturaleza tiene su propia lógica y a veces no hacer nada es hacer mucho.

Además de los vínculos que generamos con nuestros acompañantes debemos dar lugar al vínculo con nosotras mismas. Desenterrar el tesoro interno de los saberes ancestrales que nuestra cultura moderna se ha empecinado en sepultar mas y mas.
Tendremos entonces que emprender un camino de regreso. A cada mujer le tocará su camino, para algunas será un camino pantanoso, a otras le tocará un sendero al borde del abismo y otras tal vez el lecho caudaloso de un río, nos dejamos llevar porque en esa búsqueda, no sabemos cómo ni cuando, aparece la guía. La guía es sabia y conoce el camino. La guía está en nosotras, la guía es nosotras y a su vez la guía es otra. Difícil de entender pero sí que está, podemos sentirla.
Busquemos nuestra red, no esta tan lejos y cuidemos de la guía, ella es nuestra aliada.
Será cuestión de agudizar la percepción, vislumbrar mas allá, ensuciarnos los pies con barro, soltarnos el cabello y aullar un poco.
La red es fundamental
La guía es imprescindible.

Mientras tanto el bebe crece dentro de nuestro útero.
En algún momento, ya nuestra panza es grande, el período de gestación está llegando a su fin Nos sentimos retraídas, hablamos poco y tenemos deseos de estar en casa. La llegada del bebé es inminente.
Él quiere nacer, y es porque está maduro. No podemos saber cuando ocurrirá el nacimiento, dentro de lo posible damos lugar al misterio de la vida, no manipulamos sus tiempos. La mejor fruta es la que madura en el árbol.
Las primeras señales hacen su aparición, al principio es confuso, nuestra conciencia es todavía la cotidiana. Hay un asomo de miedo, pero está la red y el miedo se disipa.
Las señales se hacen más evidentes y aparece progresivamente el dolor. El dolor nos corre de la conciencia cotidiana y aparece en la escena la guía. Dejemos que la guía conduzca, ella conoce el camino y transita cada tramo a su tiempo, nuestro tiempo.
La red decodifica a la guía.
La red y la guía son amigas y no se temen.
Continuamos el ascenso y cada nuevo acontecimiento que nos ocurre son mojones que nos ubican. Nunca habíamos pasado por esto, pero es familiar, es muy nuestro.
El dolor, esa contracción que fue un terremoto interno que nos recorrió enteras, el fuego cuando el bebe casi esta por salir, cada suceso da lugar a otro suceso, y así es como vamos llegando a la cima.
El bebe nace.
Su mejor cobijo es nuestra piel, busca el pezón, se prende a nuestro cuerpo. Ambos estamos alerta, luminosos. Conectados.
Hay paz y Dios existe.
No hubo ni hay violencia de ningún tipo.
Hay alegría, el nacimiento es el más divino de todos los rituales y nos da alegría.
Nuestro cuerpo vibra y es poderoso. Nuestra conciencia lentamente vuelve a su curso cotidiano.
El ritual esta llegando a su fin y las ramas de la hoguera ya son ceniza
La familia y su nueva cría descansamos. Los demás vuelven a sus hogares, retoman el ritmo cotidiano de nuestra aldea moderna.
Pero ya no somos los mismos y sin duda, el mundo tampoco


Ana María Arias

lunes, 4 de enero de 2010

Cambiar de ciudad...

Cambiar de ciudad es como transmutarse, como nacer de nuevo, en parte. Es una nueva oportunidad de ser... de ser otra... o de ser la misma... de aprovechar y re inventarme... o dejarme igual.

Cambiar de ciudad es despedirse, y es darse cuenta del espacio que ocupaba, y fue darme cuenta de cuanto me querian y de cuanto los quiero.

Cambiar de ciudad es atreverse, porque en mi caso es volver... es volver a donde deje un espacio y hacerme caber otra vez.

Cambiar de ciudad es desafiarme, mis propios miedos puestos ahi en frente a mi y saltar... y sentir que puedo y soy capaz de crear de nuevo.

Volver a mi ciudad es aparecer de nuevo... despues de tantos años. Y al mismo tiempo desaparecer...

Volver a mi ciudad es poder contar lo que hice todos estos años y estar lista para hacerlo aqui. Volver a mi ciudad tambien es dejar mi ciudad porque al principio no lo parecia pero durante doce años construi esa ciudad para mi... que me contuvo... que me dejo ser... que me ayudó a ser.

En Córdoba nací, fui a la escuela, arme una vida social y me casé. Eché raices que me sirvieron para un dia sentir que podia y mudarme a Rosario.

En Rosario, fui esposa, madre de tres hijos, voluntaria, presidenta de una organizacion, activista de mis causas, encontre amigas entrañables que se convirtieron en mi familia elegida, engordé, adelgacé, comence mi recorrido por la parteria, me hice vegana.

Durante 12 años converti la primera sensacion en Rosario de sentirme una extraña a sentirme en casa.

Cambiar de ciudad ahora es sentir que tomo lo que me da la vida dispuesta a todo, de frente, con dolor y tristeza, pero tambien feliz de sentir que no vuelvo a un lugar desconocido, que tengo amigos que a pesar del tiempo estan a mi lado y lo estuvieron siempre... y con los que siempre sentimos la distancia.

Volver a mis amigas queridas desde un yo distinto al que se fue 12 años atrás y sentir que tengo que re-conocerlas...

Es una oportunidad, asi lo vivo... agradecida por vivido y lo que tuve durante 12 años, y con alegria por lo que viene.

Transmutarse... ser otra y ser la misma, aprovechar la escencia.